Mi reflexión 2020… El cambio vino para quedarse

Mi reflexión 2020… El cambio vino para quedarse

Como es habitual, a final de año escribo en forma pública, alguna de mis reflexiones sobre las lecciones aprendidas en este año.

He estado, más de una semana pensando, ¿Cómo escribir en modo positivo mi reflexión? ¿Cómo seleccionar aquello que sea sustantivo de compartir?, ¿Cómo hacerlo en forma resumida, clara y concisa? y ¿Qué decir, que no haya escrito este año en mis artículos? Les invito a leer en mi Blog otros artículos.

Quiero comenzar con un dicho popular que resume mis emociones en este momento “no existe peor entendedor, que el que cree que todo lo sabe”.

Durante este año, el mundo (pocas veces usar “el mundo”, no es una exageración o una generalización inexacta) ha sufrido como nunca una calamidad en magnitudes de tiempo, espacio y sobre todo en el impacto profundo en todas las actividades humanas, comprometiendo el equilibrio económico-social de los próximos años y que, sin querer ser futurólogo, está gestando una nueva forma de vivir. Esta realidad compleja, volátil, incierta y a la vez ambigua vino para quedarse.

Durante la historia reciente de la humanidad se han registrado eventos significativos que crean épocas pues han diferenciado enfoques, prácticas y estilos de vida que han orientado y caracterizado a esas sociedades que las vivieron. Tampoco quiero pecar de historiador o de sociólogo, pero con base en mi humilde conocimiento de la historia contada por expertos en mi áreas de formación, me permiten asomar la idea de que el 2020 será un año de cambio de época. Una época que aun no podemos describir con rigurosidad histórica, pero que me atrevo a identificar varios signos relevantes como son:

(1) Se ha evidenciado una vez más, la capacidad de destrucción masiva que tiene el hombre usando la ciencia y la tecnología.

(2) Se pone al descubierto las intenciones de los poderosos que mueven el mundo.

(3) Ausencia de respuestas claras y oportunas de los centros de poder a nivel mundial.

(4) Se desmonta las creencias y prácticas para gestionar los procesos de cambio.

(5) Se evidencian las fallas de la Planificación Estratégica gestada desde el pasado.

(6) Se ponen a prueba los “Business Continuity Planning” y modelos de riesgo.

(7) Se pone en evidencia que los dueños y líderes de los negocios necesitan nuevas herramientas para manejar su talento.

Como conclusión, al 2020 lo llamaría el comienzo de la “era humana”. Una era que necesita un nuevo nivel de consciencia del hombre para el hombre, una era que se enfocará en el hombre y su entorno por razones radicales. Es decir, todo el conocimiento y la tecnología tendrá que estar al servicio de la humanidad o desapareceremos como especie.

Rafael Beltrán, 24 de diciembre 2020.

 


Add Comment