La Inteligencia Emocional del Futbolista

 

La Inteligencia Emocional del Futbolista

“Marcar un gol es como hacer el amor” » Di Stéfano (Real Madrid FC)

“Las emociones son un sentimiento que afecta a los propios pensamientos, estados psicológicos, estados biológicos y voluntad de acción”. »Daniel Goleman (1995)

El fútbol dentro de los deportes de alta competencia es el deporte mas económico. Muchos de los que vivimos nuestra infancias en pueblos humildes de pocos recursos, construimos “pelotas” con una cajas de cartón, hilo o cinta plástica. Esto como balón era suficiente para cerrar una calle con dos latas como arco y jugar por horas, día a día por muchos meses y años. Algunos tuvimos la suerte de estudiar en la infancia en un colegio muy grande como fue el mío, donde teníamos 3 canchas de fútbol y en todos los recesos y en horas de deporte, solo jugábamos fútbol.

El semillero de los grandes futbolistas es la barriada y son muchos jóvenes de bajos recursos los que entran en la actual industria de fútbol en condiciones inhumanas como la trata de niños (africanos), la compra-venta de los padres, muchos de ellos ignorantes con promesas de convertirlos en estrellas generadoras de riqueza.

El futbolista o la mayoría de ellos no tiene formación académica y su desarrollo como persona se gestiona en distintas familias, pues en cada equipo donde vive y juega, es su familia. En este proceso sus valores y personalidad se sustentan en el trabajo en equipo, la cooperación, el sacrificio y sobre todo, la disciplina física.

El psicólogo estadounidense Howard Gardner afirma que existen múltiples inteligencias. En el caso de los futbolistas se encuentran la inteligencias interpersonal y la inteligencia intrapersonal. La primera representa la capacidad que tiene el futbolista para comunicarse con los demás y desarrollar determinados roles sociales dentro del grupo, como por ejemplo el rol de líder. La inteligencia intrapersonal se relaciona más con su autoconocimiento, autoconfianza (autoestima) y automotivación. Ambas inteligencias son claves para ser exitoso.

En las distintas etapas de desarrollo de estas inteligencias, el rol de los entrenadores juegan un papel vital para que cada uno de los futbolistas regule sus emociones personales y se armonicen con las emociones del equipo, direccionándolas hacia objetivos comunes de alto rendimiento. Un buen entrenador es capaz de influir emocionalmente a su equipo para fomentar sentimientos sinérgicos y neutralizar aquellos que puedan romper el equilibrio del equipo.

Hoy sabemos que mas allá de la condición atlética física del futbolista, la inteligencia emocional es la que le permite ejecutar su destrezas y habilidades físicas y rendir al 100%. Un futbolista sin inteligencia emocional, es un futbolista incompleto que no pondrá sacarle provecho a su capacidades potenciales. La inteligencia emocional le permite en milésimas de segundo, tomar las decisiones de las que depende el resultado de su juego. A continuación los aspectos que habilita tener inteligencia emocional:

  1. Aspectos racionales que les permiten “leer el juego” y entender los aspectos técnico-táctico-estratégicos del oponente y las que ha practicado en los entrenamientos.
  2. Aspectos corporales que les permite conocer su cuerpo, aprovechar al máximo el entrenamiento físico, la alimentación y el descanso.
  3. Aspectos emocionales directamente asociados con sus capacidades: la orientación al logro, la autovaloración, el trabajo en equipo, el liderazgo, la empatía, el manejo de las reacciones y emociones negativas, entre otras.

En los estudios de inteligencia emocional en el contexto deportivo, se ha comprobado que existe una estrecha relación entre la inteligencia emocional y las estrategias deportivas, por lo que se invitan a los entrenadores a fomentar la inteligencia emocional al trabajar con deportistas. Es por ello que hoy los equipos de élite tiene dentro del equipo, personal expertos-coach en inteligencia emocional que entrenan a los futbolistas, incluso desarrollan estrategias para formar a los entrenadores en estas prácticas. Entrenar, mantener y mejorar la inteligencia emocional, es hoy claves del éxito personal y deportivo.

Pet Guardiola dice “Me importaba poco la preparación física, no por el hecho de que creyese eso, sino por ensalzar el valor mental que tiene el gol en un partido. Siempre he sido un defensor de la importancia del factor ambiental, un factor que define el entorno y todo aquello que trabaja la cohesión del grupo y el trabajo en equipo”.

En el caso de un mundial de fútbol, la presión y las emociones del equipo son significativamente intensificadas por razones como:

  • Viajar a un país desconocido, donde la alimentación es distinta, el clima y el ambiente físico es distinto.
  • Apartarse de la familia especialmente de los que tienen lazos emocionales profundos.
  • Y los mas fuerte es que los jugadores un mundial, representan a todo un país. Y los países que van al mundial tiene al futbol como un símbolo del patriotismo y gentilicio cargado con emociones de euforia que convertirá a los jugadores en héroes o villanos en muy pocas semanas.

En ese sentido, los futbolistas adicional a la preparación física y las prácticas de estrategias y tácticas de juego, lo que mas necesitan es el entrenamiento psicológico intensivo, que les permita mantener una buena salud emocional para potenciar sus capacidades y afrontar de la mejor manera las exigencias de esta altas competencia.

Rafael Beltrán


Agrega Comentario